Los sueños...

Muchas veces los deseas y no se cumplen...
O tras muchas lo que quieres no lo quieres de verdad… y transcurrido un breve latido de corazón te das cuenta que si por alguna casualidad la estrella fugaz te hubiera echo caso, aquello te hubiera costado más de una lágrima…

¿Pero que ocurre cuando los verdaderos sueños se cumplen?
Muy pocos son los que guiados por la magia del destino llegan a hacerse realidad… Pero cuando lo consiguen, todo tu alrededor es un insignificante para ti… los imposibles son probables, sonríes siempre con ganas como impulsado por dos pequeños duendecillos que te aprietan los carrillos, sales a la calle soñadora de un mundo que puede no ser el real, pero que dentro de ti sabes que aunque lo que te rodea sea un breve atisbo de felicidad, en tu interior tienes un mundo propio, con el nombre de tu deseo y la ilusión de un niño pequeño cuando le regalan lo que tanto ha ansiado…
Cuando por un cúmulo de casualidades para algunos, una fuerza del destino para otros, o la ayuda de un ser superior tus sueños se hacen realidad, te aseguro que tu vida da un giro de 360º, para bien o para mal…
Mi vida era como un gran puzzle con muchas piezas pero le faltaba una para completarse, para ver la imagen que mostraba de verdad…
A cada roca le complementa su río, a cada letra su color, a cada color del arco iris su forma y a mí me complementaba él, solo me faltaba una pieza para ser feliz, solo una para mostrarme de verdad y cuando menos te lo esperas, cuando todo pasa y todo queda, cuando has sustituido los sueños por lágrimas rotas… entonces de repente lo ansiado y deseado aparece…
Para mí mi sueño se ha cumplido, y estar a su lado es lo mejor que me ha pasado… compartir cada momento, cada segundo, cada latido… y buscar países entre vasos rotos, escribir en paredes lo feliz que soy, y buscar estrellas con nombres inventados, contar historias bajo la luz de una luna, grande, hermosa, testigo de un sentimiento que solo sentimos el y yo… secretos compartidos en rincones por ahí perdidos, pequeños paraísos de magia, donde solo existamos los dos…
Y pedir un deseo al fuego para que lo cumplido no se evapore cuando abra los ojos, porque prefiero estar dormida toda una vida si es de esa forma por la que le tengo a mi lado...



1 comentarios:

Anónimo dijo...

no esta nada mal... soñar es gratis, hacerlo con el alma y el corazon, hacia los demas,sencillamente es compartir, alguien en algun rincon seguro que suspira por ti, sigue asi Atenea, un beso.-

Publicar un comentario

No te olvides de enseñarme como se sueña de verdad...