El silbido, el grito y la lágrima…

Demasiados principios que se han perdido, demasiados gritos que no fueron escuchados, demasiadas balas que fueron disparadas sin el pequeño esfuerzo de saber a quién fueron proyectadas, las mismas mentiras que fueron protagonistas de los más crueles asesinatos, los mismos gerentes de las más duras guerras, distintos protagonistas siempre en el mismo papel… victimas… víctimas de un juego con un solo objetivo… el poder.

Aun ahora me sigo preguntando que paso por la cabeza del primer hombre que empezó este juego, los demás siguieron jugando aumentando la fuerza de las armas, unas estrategias cada vez más crueles, unas heridas cada vez más profundas, un corazón que late por dentro y una bala que le quita el último aliento.

Nos seguirán quitando las palabras, como los aullidos de los lobos que cada vez se oyen con menos fuerza, no han desaparecido del bosque, seres más poderosos que ellos han acallado sus llantos, nos seguirán bajando nuestro puño de acero levantado, luchando porque algún día la batalla sea blanca, que nadie nos robe nuestra libertad de elegir si nuestro país realmente quiere participar en guerras a sangre fría, empañadas de mentiras como hace ya 500 años, cuando para ahorcar a alguien no hacía falta más que un falso rumor que achicase su honor, y una cuerda alrededor del cuello, con la mirada perdida su cuerpo quedo colgando de aquel árbol como un pequeño columpio que se balancea por el tiempo, más tarde se cambio por un hacha, distintas maneras y un mismo resultado, unos ojos perdidos, y unos rezos desconsoladas, imágenes que se quedaron grabadas en la retina de aquellos que lo vivieron, y que a estas alturas se siguen repitiendo en su cabeza… el silbido, el grito y la lágrima…

Y aun ahora que vivimos en una sociedad que se cree moderna por el simple hecho de fardar de algo, vemos en las noticias los mismos resultados, la gente muere y nosotros no hacemos nada, solo opinamos en nuestra casa, con las ventanas bajadas y las puertas cerradas, y hacemos juicios sinsentido de lo que está bien o mal, juicios de moral que ni si quiera nosotros nos aplicamos… Una persona asesina a otra y se produce el mismo efecto que una muerte natural…

Reflexiona… lo imposible no es inalcanzable… únete a una lucha en el que no tiene sentido pertenecer a un partido político u otro que de nada sirve… seguiremos luchando hasta que nuestra lucha obtenga resultado… al fin y al cabo los peones en algunas partidas de ajedrez acaban ganando las batallas…


Cuando seamos una sola mente que piensa y un solo corazón que siente...

Cuando ya no queda nada...

Perdida como otras tantas veces...
sumida en las más profundas soledades
sintiendo que nada merece la pena
soñando que resucito con tus mitades...

Que yo quiero que te arriesgues
y vueles conmigo sobre las ciudades
donde nadie nos persigue
donde nadie nos observa...
donde para estar triste
hacen falta más que dos monedas...

Que tu ya sabes que yo...
Siempre ando perdida en mundos
de sueños baratos y rotos
de decisiones desesperadas...
viviendo al limite del extremo
donde viven las ilusiones agotadas...

Que esta vida la merecen
tres personas y una mirada
tres diablos con la misma cola
y una mirada de esas que lloran...
Que esta vida no son más
que reflexiones de un sueño...
De esas que surgen en la mente
y acaban en el corazón de su dueño...

Que yo ya no tengo miedo
a perderme en tus silencios...
porque cuando estás lejos te sueño
y cuando no canto en medio de la noche...
que el tren de la vida pasa
que no gastes tus reproches..
con palabras mal sonadas
y gritos que se les lleva el viento...
que el viento se llevo mi vida
y todos mis sentimientos...

Como un juego de niños
dejame llevarme lo mejor de ti
ya que yo te enseñare todo de mi...

Ingenua con el destino
sueño que por un poco de felicidad
junte nuestros caminos...
como con las olas lo hace el mar...

Que esta vida la merecen
tres personas y una mirada
tres diablos con la misma cola
y una mirada de esas que lloran...
Que esta vida no son más
que reflexiones de un sueño...
De esas que surgen en la mente
y acaban en el corazón de su dueño...

Cuando ya no queda nada
cuando todo esta perdido
cuando mi futuro
quedó en manos del destino...

De princesa a heroína...

Y es ahora cuando me encuentro a mi misma... en el filo entre la vida y la muerte, en el horizonte entre la luna y el sol, en el corazón que alberga el amor y el miedo, en el lugar donde solo hay una alternativa... renovarse o morir...

Ha pasado demasiado tiempo... demasiadas eran las ganas de seguir tirando de un amor cada día más marchito... pero no me culpo de nada, y me arrepiento de menos, quizás te faltaron las ganas de querer poco a poco un amor que cada día yacía mas enfermo que el anterior...

Es ahora cuando me pregunto si amar es perder a la persona que quieres por el orgullo, siempre crei en los cuentos de hadas, pero en ellos no aparecía un principe con tanta soberbia que se creia mucho mejor que la princesa, en esas historias la princesa no le pedia al principe que la besara para despertarla de todas las pesadillas que la atormentaban y quizas en esos cuentos la princesa no sentia que el principe jugaba con ella como una muñeca de trapo... porque quizas y solo quizas para el principe solo habia una mujer en la que pensar...

Esto no es mas que una llamada a lo perdido... un grito sin voz... unas ganas de desahogar todas las lagrimas que se concentraron en mi garganta cuando el tren se puso en marcha y tu me dejaste escapar...

Ni te imaginas cuantas veces he pensado que seguirias corriendo detrás del tren hasta pararlo con tu espada... y me dirias que de todo lo que te ha pasado en esta vida yo era lo mejor... pero me desperte en el tren y estaba sola... como de costumbre, como me he sentido estos ultimos meses de mi vida en el que me he acostumbrado al dolor y a la decepcion como el arbol se acostumbra a ser azotado por el viento en sus tardes de otoño...

Es una ironia verte aqui tan cerca y querer que vuelvas, volver a ser el de antes, volver a quererte como antes, volver a sentirme yo misma sin ti anulando todos mis pensamientos, dejando de ser yo misma para creer que sin ti no soy nada, un particula en el universo sin sentimientos, un sentimiento expirado al vacio, un arroyo sin agua...

Quizas me faltó el valor para acabar con nuestra historia, pero mi corazon al contrario que el tuyo sufrio por un amor no correspondido... Y ahora que se que me quieres mas que antes, por el simple hecho de que tu mente la creo un mago que retorcio los hilos de tu alma, de tal manera que lo unico que te preocupa es tener lo que no tienes... empezaré de cero... como el músico empieza su nueva obra olvidándose del éxito anterior cuidando con mimo cada estribillo...






Un circulo vicioso, un vicio sin vida, una vida sin dueño, un dueño sin corazón...





Quizas en mi cuento la princesa se salva a si misma, y grita al mundo lo importante que es por ser asi, y quizas ella es la mujer que el principe quería pero perdió por no saber lo que valía...

Amo la manera en que me mientes...

Estoy sentada en el autobús, mirando al infinito... pensando en lo que siento... sintiendo lo que vivo..
son demasiadas las ganas de renovar esta vida que a veces hace tanto daño a un corazón que a menudo llora las heridas que no le supe curar...

Echo la vista atrás en el tiempo... quizás sea una mala temporada contigo, pero tú no tienes ningún derecho sobre mi, tú no eres la persona soberana de todas las lagrimas que mis ojos han derramado, tú no eres el dueño de todos los sueños que rompí por estar junto a ti, tú no eres nadie que pueda elegir como ordenar mi vida, y yo lo soy todo para mi... nadie mejor que yo sabrá levantarse cuando se haya caido, nadie como mis piernas para cambiar un rumbo que a menudo se equivoca con la ilusión de que todo salga bien, nadie como mis labios para expresar lo mucho que me duele la ignorancia que me muestras cuando te entrego mi vida y soy solo para ti, nadie como mi corazon para poner un paraguas a esa mañana lluviosa que se despierta todas las mañanas cerca de mis ojos, nadie como yo para intentar ser feliz cuando me encuentro rodeada de esas paredes sin puerta de aquella habitación de la que no puedo salir....

Pero no lo puedo evitar... amo como sonries, lloras, me ignoras, me gritas, me mientes... Es esa extraña sensación de estar atada a algo que te hace daño pero en el fondo no puedes evitar seguir junto a ello... Y no dejo de pensar que la culpa de todo esto la tengo yo porque no supe poner las piedras delante del tren para que no continuase su viaje, no supe gritar lo suficiente para que tus oidos oyesen el daño que me hacias, no supe saltar sufieciente el muro que me ataba a tu vida, no supe poner freno a esta atracción que a menudo me invade como el viento en una tarde de otoño...
Y ahora aqui, mirando al horizonte, pensando en los cachos de recuerdo que nos quedan juntos, pensando en todos los momentos compartidos...

Sueño con una noche en un tejado, sola... esperando millones de estrellas fugaces, para pedir millones de deseos que no se si se cumplirán... e imagino mi silueta bailando bajo la luz de la luna, yo, feliz, sin nada que me ate a nada, soñando con que los aviones en el cielo son como millones de estrellas fugaces... y giro, y siento el viento en mi cara, nada puede romper ese momento, mi momento... las ganas, las fuerzas, esa música de fondo que grita al vacio su melodia como una nana... que la luna me proteja siempre, que no deje el mundo nunca de girar... que no se acabe esa noche...

Pero de repente vuelvo a despetar, sigo en el mismo asiento de siempre, y miro a mi lado y alli estas tú... tengo ganas empezar de cero, ser mas egoista, preocuparme por mi propia vida... pero no lo puedo evitar... amo la manera en que me mientes...

Volver a empezar...

Y es ahora cuando tengo esa misma sensación, aquella que me invadió cuando era pequeña e iba por primera vez al colegio, aun recuerdo el olor de las témperas sobre mis dedos cuando dibuja casitas sobre papeles y todos competíamos por tener el mejor dibujo, y aun recuerdo con gran nitidez aquel recreo en el que no conocías a nadie pero todos tus compañeros tenían tu mismo uniforme... parecíais todos tan iguales y a la vez tan diferentes... y a pesar de todo te acercabas a tu nuevo amigo y le preguntabas cual era su nombre... era todo tan fácil y parecía lo más dificil del mundo...

Y ahora 12 años después empiezo una nueva vida y sigo creyendo que mi madre agarrará mi mano para acompañarme al cole y que mi padre me enseñará a andar en bici para ser tan listo como los demás...

Es curioso, se supone que a cierta edad hacer amigos es lo más fácil del mundo, pero aunque ya tengo una edad como para darme cuenta que el rechazo es algo que solo a veces puedes vivir... sigo sintiendo que cojo carrerilla para saltar un gran abismo... y cuando ya lo has saltado, vuelves a sentir como has superado un gran salto que se repetirá muchas veces en tu vida, como un circulo vicioso al que no te terminas de acostumbrar...
Y es ahora cuando creo que la madurez es una de las pocas cosas que se van adquiriendo virtuosamente en la vida pero también con ella viene el tremendo complejo de fracasar en los propósitos... de no querer defraudar a los que te rodean...
Como cuando un pájaro aprende a volar y se aleja de su nido, e irremediablemente tiene ganas de volver a él.. a pesar de lo mucho que le guste sentirse solo y haber aprendido cuando otros ya estaban volando...

Pues así es como me siento yo, independiente pero tan frágil como un cristal que se puede romper con que le dejes caer de un salto... mayor pero tan pequeña como un niño en su primer día de colegio... con ganas de conocer las cosas nuevas que le esperan a mi vida pero con miedo a que todo sea peor que lo antiguo... porque al fin y al cabo estos no dejan de ser recuerdos que se guardan en la agenda de la vida como un álbum de fotos que se llena de polvo pero que siempre te provoca esa risa tonta cuando lo abres y recuerdas como era todo antes...

¿Arriesgarías todo por una tentación?

No hay vuelta atrás y tú lo sabías... lo sabías cuando la tentación y el orgullo pudieron más que cualquier cosa... incluso lo sabías cuando segundos antes todavía podías dar la vuelta atrás...

Aquella tarde y las que siguieron te creías dueño de un mundo que realmente no era el tuyo...
quizás ese nuevo grupo de amigos con el que habías empezado a salir no te convenía, pero aunque tú eras consciente de ello, te sentías a gusto porque aquellas personas eran gente de gran importancia en la "sociedad"... Aunque ni tu mismo sabías si era eso lo que querías...
Atrás quedaron las buenas notas... los sueños de tener unos buenos estudios... ¿Te acuerdas de aquel día que les dijiste a tus padres que querías ser ingeniero?... No, probablemente tu mente se ha desgastado tanto que breves y difusos son los recuerdos del pasado...
Pero aquella tarde todavía te quedaban muchos recuerdos que merecían la pena implantar en las memorias... Y aun asi, cuando te ofrecieron aquel cigarro... aunque aquel no era un cigarro normal y tu lo sabías, aceptaste...

Los días siguieron y ya no fue uno de prueba... cada vez te fuiste acostumbrando a esas sustancias que te subían la adrenalina y te hacían hacer cosas que tu de normal no hacías... pero la costumbre hizo que fueses necesitando más y más... porque lo que un día te hacía sentirte distinto, cada vez se iba estableciendo en tu cuerpo hasta que las dosis para sentir lo que en un principio te envolvía de nerviosismo con solo uno... ahora fuesen varios... Pero tu seguías en tu mundo, queriendo tener el mundo en tu mano...
Y llegaron las sustancias más prohibidas... las drogas... y tú en tu burbuja... ¿porque era eso no? Te hacía sentir como en una nube... ¿Y realmente lo justifica?

No, porque tu en tu interior sabías que lo que en un principio fue un juego ahora era una adicción que estaba haciendo que perdieses todo lo que un día tuviste... una familia alegre... que ahora lloraban cada día para que no te ocurriese nada malo, que rezaban para que volvieses, aunque solo fuese un ida, pronto a casa... unos amigos que perdiste... aquellos con los que jugabas al fútbol de pequeño, los de toda la vida, aquellos a los que no les importaban las apariencias... los estudios... los que quedaron enterrados en el baúl del pasado en lo más profundo del océano de tus sentimientos...

Y el tiempo fue pasando y tu aspecto físico se estaba deteriorando... atrás quedo aquel cuerpo que reflejaba las miradas de deseo y envidias... ahora las ojeras... la gordura y todo tu ser estaba cambiando... incluso tu forma de hablar delataba el más oscuro de los secretos...
Pero todavía ahora intentas justificar todo lo que has cambiado... ¿Cuántas veces te habrán oído los que te rodean decir que la sociedad cambia y que ahora son otros tiempos... otros valores...? Pero de qué vale todo si has perdido la credibilidad incluso de ti mismo...

Día tras día te despertabas en alguna calle, y tenías que hacer esfuerzos para volver a casa, y aun cuando con gran dificultad llegabas te encerrabas en tu cuarto y solo salías para comer sin dirigirles la palabra a tus padres... y de nuevo vuelto a tu habitación, cambio de ropa y a empezar una nueva fiesta... y minuto tras minuto ibas perdiendo la nitidez de todo lo que te rodeaba y ibas a una y a otra discoteca... chillabas... bailabas...
Y te mareabas y tenías ganas de dormir de posarte en el suelo y dejarte llevar por el viento de la madrugada, aunque todavía quedaban fuerzas para un última sustancia, para olvidarte de todo, para hacer lo prohibido, para ser el amo de tu propio mundo ahora derrotado por las drogas...

Y así fue como te encontraron un día... tumbado en aquella calle sin salida... lleno de heridas... tanto las de fuera como las del corazón...
Tus padres llegaron en seguida al hospital, esperando no oír la peor de las noticias, por suerte esta vez te habías salvado...

¿Pero que ocurriría si ahora te digo que se pueden borrar estas lineas y volver al principio... a cuando tomaste la decisión? ¿Arriesgarías todo por una tentación?

No hay forma de relatar la tristeza de las adicciones para todos aquellos que tienen que sufrir el ímpetu de no poder hacer nada por todas aquellas personas que quieren... las lágrimas... la angustia... la falta de sueño... aun así no hay que dejar nunca de intentar ayudarles a salir de ese pozo porque quien sabe si tu puedes ser la escalera por la que pueda salir de él...

Caída libre... al país de las maravillas...


Dicen que sucedió un día, un día como otro cualquiera... pero que su vida ya no era normal...

Llevaba tiempo dejando de creer en que las estrellas fugaces concedieran deseos si es que la suerte deja que veas su destello brillar, dejó de creer que existe un destino que nos ata... para que siempre después de la tormenta salga el sol, dejó de creer que para bien o para mal todo tiene su sentido...
Caminó durante horas sin saber donde la depararía el camino que ella misma estaba creando, era como una marioneta manejada por los hilos de quien un día la hizo dejar de creer en si misma, y en medio de aquel paseo de espinas de repente tropezó...

Y encontró un túnel e inconscientemente le recorrió, le recorrió sin saber donde le depararía el futuro, ni si ese futuro le perjudicaría o le haría daño... de cualquier modo quería empezar de cero una nueva vida y ser la heroina de su propia historia, sin nadie que le dijese cual eran los hilos de lo bueno y de lo malo, sin que nadie le quitase el protagonismo que tanto ansiaba, sin que nadie le robase la luz de sus ojos...

Caminó durante horas hasta que por fin llego a la entrada de aquel nuevo mundo, quizás no era como ella se lo imaginaba o quizás ella no se imaginaba ningún tipo de mundo pero de cualquier modo por primera vez desde hace mucho tiempo creyó que el camino que estaba eligiendo era el correcto, y se encontró con un gran lugar donde los árboles la susurraban al oído lo hermosa que era, donde los animales brincaban a su alrededor cantando dulces poemas de amor, donde ella era la princesa de su propio cuento de hadas... pero llegó la noche y con ella las pesadillas se adueñaron de sus más tristes pensamientos y de nuevo, en la soledad de la noche, en la más amarga oscuridad del bosque se dio cuenta de que seguía invadiéndola un sentimiento de soledad que no la había abandonado durante estos últimos años, en los que la habían hecho tanto daño, a estas alturas seguía sin comprender porque la gente no había descubierto todavía el gran corazón que ella guardaba dentro, así que llegó a pensar que sería su culpa la que la había dejado en aquel estado... sola, sin una cerilla que encendiera la llama de su corazón... así que como muchas otras veces lloró, se lamentó de todas las malas decisiones de su vida... no había modo alguno de comenzar de cero, de renovar su apagado corazón... desearía coger un montón de tiritas ponerlas en cada uno de los rincones de su alma y olvidar aquellos recuerdos que la perseguían como sombras en la fría noche... necesitaba amar y ser amada...

Y cuenta la leyenda que aquella noche todos los astros se reunieron, y se pusieron de acuerdo para darle motivo a su vida... y tras muchas horas de desesperación levantó la mirada, asustada de que alguien la pudiese estar observando, y ante ella, dos ojos marrones se clavaron como espadas en su triste corazón, y como si se hubieran conocido siempre, ella y aquel chico de tez blanca y cara de ángel se abrazaron...

Durante el resto de la noche el chico permaneció con ella, la cantó las canciones más hermosas que oído humano halla podido escuchar, la consoló cuando solo sentía la soledad de la noche, y poco a poco, fue quitando el hielo que cubría su corazón, así fue como empezó a sentir el amor por y para siempre, y en ese instante se dio cuenta que el sentido de su vida era no perder aquel pedazo de ángel que le había caído del cielo... de nada valía luchar si él no estaba a su lado... era curioso, con solo una noche, descubrió algo que durante años había perdido...

Regreso al mundo real, pero él siguió con ella y ella comenzó a creer en la magia que puede hacer que un corazón marchito crezca como un árbol joven o que una estrella fugaz haga que tus mayores deseos... esos que se desean con el corazón y no con la cabeza... se hagan realidad... o que tras años de no poder olvidar los malos recuerdos... aparezca alguien que eclipse tus mayores temores para ser el motivo de una vida sin esperanza...

Y es que como cuentan las malas lenguas nunca llegaremos a saber si las leyendas son o no reales, pero lo que si que sabremos es que existe un lugar en el que para acceder a él hay que ser tan inocente como un niño y tan amante como un adulto... lo llaman... CORAZÓN...


Nunca dejes de soñar...

Dedicado a esa persona desconocida que un dia quiso dejar de brillar en la tierra...

No importa cuales fueron los motivos... ni porque la casualidad del destino hizo que algunas personas viésemos cual frágil es la vida... pero esto te lo dedico a ti... a ti a la persona que vi arrojar los sueños por una ventana sin esperanzas... a ti la persona a la que la pesan las penas, y los motivos no son suficientes para dar una oportunidad a un corazón que quiere vivir... a ti la persona que la vida le ha dado una nueva oportunidad...

Nunca dejes de soñar, nunca dejes que el miedo se apodere de tu vida, para arrojar los sueños en lagrimas más amargas que inunden una habitación..
Cuando todo carezca de sentido y tu mente no quiera despertar a una nueva vida, cuando los desafíos no sean lo suficientemente buenos para darte motivos para continuar... acuérdate de ti, solo piensa en ti...

Sé que a veces son los años los que pasan factura a ese hilo que ata la vida de los sueños y nadie parece comprender tu situación... pero tienes que luchar... porque solo tú comprenderás el sentido de tú vida...y sabrás encontrar el motivo que te haga sonreír cuando nadie lo haga... solo tú sabrás girar en medio de la lluvia para que sus gotas disimulen tus lágrimas sonriendole a lo malo... porque al fin y al cabo estas jugando a salir de un laberinto lleno de rosas marchitas, pero te aseguro pequeña, que algún día todo habrá merecido la pena, a pesar de muchas noches de esperar sentado encima del tejado para que pase esa estrella fugaz que alumbre tu vida...

Porque la vida te ha dado una segunda oportunidad para que te des cuenta que un corazón no se puede apagar de esa manera...

Llora si tienes ganas... sonríe aunque sea una sonrisa falsa... golpea la pared rompiendo en ella los esfuerzos de tu mente, por encontrarle sentido a algo que no lo tiene... sueña cada noche con un nuevo día alejado de todo lo malo... incluso huye del mundo y aguardate en tu sitio secreto donde las voces, las manos, las malas palabras y los golpes se disipen de tu regazo...
Pero nunca dejes que el camino que sigas y tus decisiones arruinen tu vida, porque siempre se aprende de algo, con cada gesto, cada mirada o cada abrazo...
No dejes de darle sentido a tu vida, aunque nadie entienda porque sigues caminando... Nunca dejes que el mundo se apodere de tu corazón arrojando los sueños por una ventana sin esperanzas... nunca seas la protagonista de un salto en el vacío de quien no teme a la muerte... porque todavía quedan muchos latidos que sufrir...


Aunque sea solo por tí... intenta ser feliz...

Un secreto a voces


Querer a alguien... abrazarle cuando las estrellas no brillan en su noche, para sacar un pincel y pintarlas en el techo de su rincón donde mueren las lagrimas más tristes... fiarte de esa persona a ciegas, dejarte llevar de su mano en un tobogán hacia su abrazo... olvidar las malas palabras soñando que lo que ha pasado forma parte de un colchón a menudo casi intacto... soñar descalzo, que los amigos son de verdad y se pueden contar con dos manos...


Pero cuando te riges por el sentido de tu corazón, el ser más inocente que las manos de Dios ha creado, es cuando tu mente y su amiga la lógica te regañan día y noche por dejarte llevar por la inocencia, por pensar que todo lo que te rodea es magia y fidelidad, por no darte cuanta en algún momento que el camino por donde te guiaba no era un camino de algodones, donde para bien o para mal caerías y no te harías daño... sino un terreno lleno de espinas donde cada paso es un fracaso...
Y no puedo echar la culpa a la razón de regañarme en cada instante porque la que no me di cuenta fui yo de que aquello no era amistad, de que aquello no eran roces, aquello no era la mano que te ayuda a levantarte cuando después de la caída quieres cerrar los ojos y no despertarte...
Era tristeza, soledad, mentira... era un demonio disfrazado de ángel... era un secreto a voces...

Pero detrás de la soledad aparece esa estrella fugaz que ilumina el camino, como la luciérnaga que en medio de la noche te guía hacia tu destino, y vuelvo a tener miedo de caer en el abismo, de tomar malas decisiones, de no saber si debo coger el lápiz y volver a escribir un nuevo libro y si no me gusta el final borramos y lo repito, si debo dejar que me invadan las dudas pero que yo crea que tengo un amigo...

Cuento de una vida...

Cerrar los ojos... y volar... o nadar... o soñar... cualquier cosa mejor que esto...

Llevo encerrada en este laberinto demasiado tiempo... pensando la manera de no pensar, de ser como el resto de la gente...
¿Alguna vez te has sentido como si el mundo en el que vives no es el que te corresponde?
Pues yo me siento así, con ganas de dibujar estrellas en el cielo, pero cada vez que lo intento me quitan el pincel... con ganas de comerme el mundo, pero cada vez que puedo, me cosen los labios... con ganas de no pensar en los malvados de mi cuento que hacen tanto daño a un corazón que aunque lo intenta, llora lágrimas de sangre... pero cada vez que borro los restos de mi historia, mi enemiga la "memoria" recuerda que hay cosas que no se pueden olvidar, que la vida esta constituida por los fantasmas del pasado, los duendes del presente y los deseos del futuro...

Pero no me cansaré hasta conseguir mi objetivo... "la pluma de la vida" con la que escribir mi cuento y no ponerle su final, y si alguna vez me canso, que no sea de llorar... que la vida es lo que uno quiere y yo le quiero poner la magia para tocar el cielo con la punta de los dedos, para que las personas que te hacen daño sean víctimas de la peor de las enfermedades... el olvido... para poder conseguir que mi vida se viva en mi mundo, para poder escribir y llegar al corazón...

Nunca me daré por vencida, solo se es vencido cuando el corazón deja de respirar la esperanza de ser fuerte, de ser especial, de ser tu mismo... recorreré mares y océanos, cruzaré espesos bosques, lucharé contra cualquier ser que se me ponga por delante... porque solo tú tienes el rumbo de tu vida, solo tú puedes sonreir a las maldades de la vida, solo tú puedes saborear un amanecer al lado de la persona que amas, solo tú puedes sacar una sonrisa donde solo queden lágrimas...