¿Arriesgarías todo por una tentación?

No hay vuelta atrás y tú lo sabías... lo sabías cuando la tentación y el orgullo pudieron más que cualquier cosa... incluso lo sabías cuando segundos antes todavía podías dar la vuelta atrás...

Aquella tarde y las que siguieron te creías dueño de un mundo que realmente no era el tuyo...
quizás ese nuevo grupo de amigos con el que habías empezado a salir no te convenía, pero aunque tú eras consciente de ello, te sentías a gusto porque aquellas personas eran gente de gran importancia en la "sociedad"... Aunque ni tu mismo sabías si era eso lo que querías...
Atrás quedaron las buenas notas... los sueños de tener unos buenos estudios... ¿Te acuerdas de aquel día que les dijiste a tus padres que querías ser ingeniero?... No, probablemente tu mente se ha desgastado tanto que breves y difusos son los recuerdos del pasado...
Pero aquella tarde todavía te quedaban muchos recuerdos que merecían la pena implantar en las memorias... Y aun asi, cuando te ofrecieron aquel cigarro... aunque aquel no era un cigarro normal y tu lo sabías, aceptaste...

Los días siguieron y ya no fue uno de prueba... cada vez te fuiste acostumbrando a esas sustancias que te subían la adrenalina y te hacían hacer cosas que tu de normal no hacías... pero la costumbre hizo que fueses necesitando más y más... porque lo que un día te hacía sentirte distinto, cada vez se iba estableciendo en tu cuerpo hasta que las dosis para sentir lo que en un principio te envolvía de nerviosismo con solo uno... ahora fuesen varios... Pero tu seguías en tu mundo, queriendo tener el mundo en tu mano...
Y llegaron las sustancias más prohibidas... las drogas... y tú en tu burbuja... ¿porque era eso no? Te hacía sentir como en una nube... ¿Y realmente lo justifica?

No, porque tu en tu interior sabías que lo que en un principio fue un juego ahora era una adicción que estaba haciendo que perdieses todo lo que un día tuviste... una familia alegre... que ahora lloraban cada día para que no te ocurriese nada malo, que rezaban para que volvieses, aunque solo fuese un ida, pronto a casa... unos amigos que perdiste... aquellos con los que jugabas al fútbol de pequeño, los de toda la vida, aquellos a los que no les importaban las apariencias... los estudios... los que quedaron enterrados en el baúl del pasado en lo más profundo del océano de tus sentimientos...

Y el tiempo fue pasando y tu aspecto físico se estaba deteriorando... atrás quedo aquel cuerpo que reflejaba las miradas de deseo y envidias... ahora las ojeras... la gordura y todo tu ser estaba cambiando... incluso tu forma de hablar delataba el más oscuro de los secretos...
Pero todavía ahora intentas justificar todo lo que has cambiado... ¿Cuántas veces te habrán oído los que te rodean decir que la sociedad cambia y que ahora son otros tiempos... otros valores...? Pero de qué vale todo si has perdido la credibilidad incluso de ti mismo...

Día tras día te despertabas en alguna calle, y tenías que hacer esfuerzos para volver a casa, y aun cuando con gran dificultad llegabas te encerrabas en tu cuarto y solo salías para comer sin dirigirles la palabra a tus padres... y de nuevo vuelto a tu habitación, cambio de ropa y a empezar una nueva fiesta... y minuto tras minuto ibas perdiendo la nitidez de todo lo que te rodeaba y ibas a una y a otra discoteca... chillabas... bailabas...
Y te mareabas y tenías ganas de dormir de posarte en el suelo y dejarte llevar por el viento de la madrugada, aunque todavía quedaban fuerzas para un última sustancia, para olvidarte de todo, para hacer lo prohibido, para ser el amo de tu propio mundo ahora derrotado por las drogas...

Y así fue como te encontraron un día... tumbado en aquella calle sin salida... lleno de heridas... tanto las de fuera como las del corazón...
Tus padres llegaron en seguida al hospital, esperando no oír la peor de las noticias, por suerte esta vez te habías salvado...

¿Pero que ocurriría si ahora te digo que se pueden borrar estas lineas y volver al principio... a cuando tomaste la decisión? ¿Arriesgarías todo por una tentación?

No hay forma de relatar la tristeza de las adicciones para todos aquellos que tienen que sufrir el ímpetu de no poder hacer nada por todas aquellas personas que quieren... las lágrimas... la angustia... la falta de sueño... aun así no hay que dejar nunca de intentar ayudarles a salir de ese pozo porque quien sabe si tu puedes ser la escalera por la que pueda salir de él...

3 comentarios:

Rebecca dijo...

hola Etarinyeth,
oohh, me pusite con la piel de gallina!brrrr! frío absoluto me envolvió el cuerpo!
Has descrito absolutamente el poder maligno de ese oscuro mundo de la droga y el alcohol. Tentaciones horribles.
Nuestro Padre Nuestro dice: NO nos dejes caer en tentación, líbranos de todo mal.
Con religión o sin religión hay personas que caen en esto, por la influencia del grupo en donde se encuentran!
Por dicha tu historia tiene un final con un dano menor
Que vivan los padres!
esos padres que se preocupan
por sus hijos desde que nacen
hasta que mueren!
Esa mano que ayuda!
Esa voz que da aliento!
Ese cuerpo que brinda calor!
Y todo de propia voluntad!
Guiado por el poder del amor!

Un fuerte abrazo^^

Anónimo dijo...

Hola visite tu blog http://thelifeisdream.blogspot.com/ y me resulto muy agradable,escribes muy bello, me encantaría que intercambiáramos links con una red de blogs que administro y de esta manera ayudarnos mutuamente a difundir nuestras páginas.
espero tu gentil respuesta.

muchos saludos

Maria Jose
delpilar1011@hotmail.com

Girl With Fangs dijo...

Hay muchos que dirían que No, en esa nueva oportunidad. Yo creo que volvería a decir que si.-GwF-

Publicar un comentario

No te olvides de enseñarme como se sueña de verdad...